Los 5 errores que están matando tus textos de venta [con ejemplos reales]

errores-textos-de-venta

Los 5 errores que están matando tus textos de venta [con ejemplos reales]

Deja de matar de aburrimiento a tus lectores de una vez. ¿Pero qué culpa tienen ellos de que tus textos sean más efectivos que la dormidina?

Fuera de bromas, hacía tiempo que quería escribir en el blog sobre este tema. 

Porque la primera pregunta que me hacen muchos de mis clientes es: Noe, ¿qué crees que está fallando en mi página web?

A veces ni siquiera me lo preguntan, yo solita y me echo las manos a la cabeza cuando leo sus textos. Pero tranqui, que no hemos venido a descubrir al asesino, todavía.

Y es que, como me gusta decir: “Todos sabemos escribir, aunque mis clientes siempre afirman lo contrario”.

Si quieres aprender cuáles son esos 5 errores que más suelo encontrar en los textos de venta, continúa leyendo, a lo mejor descubres que tú también los has cometido alguna vez.

Error número 1. Utilizar un lenguaje demasiado técnico

Este error es bastante común en páginas de sectores de tipo industrial, tecnológico o incluso… en el ámbito de la medicina.

Y es que si le hablas a tus clientes como si estuvieras dando una conferencia, no se estarán enterando de nada y acabarás perdiendo su atención antes de haber leído la segunda frase.

Solemos pensar que cuanto más técnico suenen nuestros textos, más profesionales pareceremos.

Esto está bien si quieres quedar como Dios delante de los colegas de profesión, pero si quieres vender a tu público, ¡tienes que hacer que te entiendan!

Una manera muy sutil de decir… absolutamente nada.

Otro error bastante común es el uso de frases vacías, textos carentes de significado que no hacen más que rellenar espacios, pero que a la hora de la verdad, no aportan nada.

Conclusión: adapta tus textos a los conocimientos de tu público, y háblales como si lo hicieras a un ser humano (y si es normal, mejor).

Error número 2. Yoísmo, o hablar demasiado de sí mismo

Aunque la palabra “yoísmo” aún no está reconocida en la RAE, es un término que no me he inventado yo, pues ya lo había oído antes en el ámbito publicitario.

Como ya te estarás imaginando, el yoísmo hace referencia a aquellas personas que, de alguna manera, se creen el centro del universo.

Vamos, que lo que ellos digan “va a misa” y lo que opinen los demás o no les importa, o es que se equivocan, claro que sí guapi.

Pues resulta que el yoísmo impera en las webs de la mayor parte de los negocios, donde sus productos o servicios son lo mejor del mundo, y lo que digan los clientes ¡es tontería!

Que si nuestra empresa es la mejor del sector, la que tiene más años de experiencia, que si soy el profesional más preparado, que si nuestra academia es una academia de referencia y bla bla bla…

¿Te has parado por un momento a pensar si estas cosas interesan de verdad a tus clientes? Pues ya te lo digo yo. NO.

Y no lo digo con acritud, de verdad. Pero tienes que empezar a pensar más en el cliente, y menos en ti mismo.

Este error es algo que me toca pelear casi siempre con mis clientes. Y sé que es jodido que te lo diga así pero:

A la gente no le importas tú. Ni tu producto o servicio por muy bueno que sea. Le importa lo que este pueda hacer por él, por resolver su problema.

Sí, somos así de ególatras, que le vamos a hacer.

Así que tienes que empezar a ponerte del otro lado y aprender a mirar desde la óptica de tu cliente. 

Esto se llama empatía amigos, y es fundamental si quieres que tus lectores hagan caso a tus textos de venta.

Error número 3. El mercadillo 

Quizás este error no sea tanto de contenido como de continente, es decir, un error de estructura. 

Siempre me gusta poner este ejemplo para ilustrarlo. El heladero de mi barrio.

El heladero de mi barrio venía en moto y tan solo tenía dos sabores, fresa o chocolate, chocolate o fresa, y punto.

Y el tío arrasaba cada vez que aparecía con su moto en las tardes de verano. 

¿Cuál es la paradoja de esta historia? Exacto, menos es más. 


Porque hay algunos negocios cuyas webs son un muestrario interminable de productos o servicios y cuando despliegan las alas, aquello no hay por donde cogerlo.

Sacando la artillería pesada.

Cuando se trata de un ecommerce es diferente, pero aún así, intenta siempre ordenar los productos por categorías.

No hagas que el cliente se pierda, porque si no, no sacará su tarjeta.

Si tienes varios servicios, destaca los más importantes, que el quiera saber más, te va a preguntar, palabra.

Pero no metas un listado de 100 elementos en una misma página, con menús interminables que no harán más que saturar a tu ya distraído cliente. 

Si te entran dudas… ¡Acuérdate del heladero!

Error número 4. Mi cliente es todo el mundo

Este es otro de los errores más comunes con los que me suelo enfrentar casi a diario.

No definir al cliente ideal por miedo a “perder” oportunidades. La realidad es que es justo lo contrario. 

“Si tus textos de venta pretenden abarcar a todos, no conseguirás llegar… a nadie”.

Tienes que empezar ya a definir a tu buyer persona, o lo que es lo mismo, esa persona que necesita más que nadie tu producto o servicio, conociendo cuáles son sus motivaciones de compra.

Si no tienes ni pajolera idea de cómo hacerlo, tienes en este post un mapa de empatía. Se trata de una herramienta que a base de preguntas, te ayudará a descubrir algunos de esos rasgos y pensamientos de tu posible cliente.

Y no vale con resumir los aspectos demográficos. Necesitas profundizar un poco más para saber lo que está por debajo del iceberg.

La idea es que puedas llegar más o menos a esto.

Error número 5. Hablar en clave de beneficios

Llegamos al último de los errores, pero no por ello menos importante. Hablar en clave de beneficios. 

Este es otro de esos errores que más suelen verse en los textos de venta. Nos centramos en describir el producto y sus características, sin pararnos a pensar en los beneficios que aportan al cliente.

Hablar en clave de beneficios supone darle la vuelta a la información objetiva (que apela al producto) para convertirla en beneficios (que apelan al cliente).

Fíjate en cómo describimos los beneficios de esta joyería:

Conclusión

Como ya habrás observado si sabes leer entre líneas, en realidad casi todo se resume en una sola cosa. 

Piensa en tu cliente.

Cuando el usuario visita tu web, es muy probable que lo haga porque tiene un problema que necesita solucionar. Tienes que tener ojo avizor y detectar cuál es su necesidad, poniéndote en sus zapatos.

Si lo haces así, conseguirás darle la solución que necesita. Con esto y un poquito de gracia, habrás conseguido llevártelo al bolsillo.

Y ahora cuéntame. ¿Has detectado alguno de estos errores en tus textos de venta? Si es así, ¡ve corriendo a resolverlo! o si no sabes por dónde empezar, entonces llámame, que te echo una tecla.

¿Quieres aprender cómo contar historias que calen en lo más profundo de tus lectores?

Descárgate mi ebook sobre Storytelling y descubre el secreto del éxito de las grandes marcas. El único ebook gratuito sobre Storytelling.

Ebook_Storytelling_Noelia_Pacheco
Noelia_Pacheco_footer_logo

Copywriter web por vocación y redactora por pura pasión, escribo desde el paraíso para todos mis clientes, transmitiendo con palabras el enorme valor de sus negocios. Si quieres alquilar mis palabras, déjame un mensaje y nos ponemos a trabajar ¡más rápido que canta un gallo!

No Comments

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.